Escucha el podcast aquí: Spotify, Apple, Amazon e iVoox

Episodio 410 de Podcast Agricultura

Episodio 410: ¿Los huertos urbanos contaminan más que la producción convencional?

Publicado:

| Actualizado:

Una reciente investigación de la Universidad de Michigan concluyó que los huertos urbanos presentan mayores emisiones de gases de efecto invernadero por unidad producida, es decir, por fruta o verdura producida, en comparación con la producción convencional.

Por supuesto, esto no demerita que la agricultura urbana presenta múltiples beneficios sociales, aunque si es importante tener en cuenta que muchos terrenos urbanos pueden estar contaminados con metales pesados, por lo que antes de producir en ellos hay que analizarlos.

¿Por qué la huella de carbono de la agricultura urbana es elevada?

La agricultura urbana, a menudo practicada como pasatiempo o para autoconsumo, enfrenta desafíos únicos en términos de productividad y eficiencia, lo que puede contribuir a una huella de carbono elevada. La menor productividad se debe a varios factores clave que impactan directamente en su eficiencia energética y uso de recursos.

Primero, la falta de conocimiento técnico especializado en quienes practican la agricultura urbana como hobby limita la optimización de los procesos de cultivo. Esto conduce a un uso ineficiente de insumos como agua, fertilizantes y sustratos, incrementando la demanda de recursos que tienen una huella de carbono asociada.

Segundo, el espacio limitado en entornos urbanos restringe la escala de producción. Los sistemas de cultivo pequeños y dispersos son menos eficientes en términos de producción de alimentos por unidad de área comparados con la agricultura convencional. Esta limitación espacial dificulta la implementación de prácticas agrícolas que maximicen la producción y minimicen el uso de recursos.

Tercero, la diversidad de cultivos en pequeña escala, aunque beneficioso para la biodiversidad, puede reducir la eficiencia general. La atención a múltiples tipos de plantas con diferentes necesidades hídricas y nutricionales en un espacio reducido puede llevar a un manejo menos eficiente de los recursos.

Cuarto, el equipo y las herramientas utilizadas en la agricultura urbana de pequeña escala o como pasatiempo a menudo no son los más eficientes desde el punto de vista energético. La inversión en tecnología avanzada, como sistemas de riego automatizados o soluciones de cultivo inteligente, es menos común debido a limitaciones presupuestarias o falta de interés en la profesionalización.

Quinto, la producción destinada al autoconsumo carece del incentivo para optimizar y escalar la producción. Sin la presión de la rentabilidad que enfrentan las operaciones comerciales, la eficiencia energética y el uso sostenible de recursos pueden no ser priorizados, resultando en una mayor huella de carbono por unidad de producto cosechado.

La combinación de estos factores significa que, aunque la agricultura urbana aporta beneficios ambientales y sociales, su enfoque en el autoconsumo y el hobby sin una búsqueda activa de eficiencia puede llevar a una productividad menor y, por tanto, a una huella de carbono más elevada por unidad de alimento producido.

Cada semana un correo con lo más relevante del agro

Te llegará un correo de confirmación (revisa en spam)