Clases para profesionistas agrícolas que quieren escapar del promedio

Episodio 256 de Podcast Agricultura

Episodio 256: El papel del monitoreo en el control biológico con Rigoberto Caballero

Publicado:

| Actualizado:

El control biológico es un método agrícola de control de plagas en el que se utilizan depredadores y parásitos principalmente, el cual además es un elemento importante del manejo integrado de plagas. Sobre este tema nos habla Rigoberto Caballero, consultor senior de Koppert México en el estado de Baja California.

Para que el control biológico funcione es importante seguir una serie de pautas que Rigoberto nos explica, ya que, desde la hora del monitoreo hasta la identificación correcta de las plagas, resulta fundamental para alcanzar el éxito esperado, y sobre todo, hay que entender que no es inmediato.

El control biológico es una alternativa al control químico siempre y cuando su implementación comience de manera preventiva, pues una vez que la plaga ya está instalada en el cultivo será complica hacerle frente, aunque claro, es viable si se conocen los umbrales económicos de las plagas.

Lo que hace falta para que el control biológico se aplique más es generar información sobre la correcta implementación, pues cuando se tiene la información de cómo funcionan los depredadores y parasitoides, las probabilidades de que el control sea exitoso aumentan considerablemente.

¿Qué opciones se tienen para el control biológico en agricultura?

En el control biológico en agricultura, tienes varias opciones que puedes utilizar dependiendo del tipo de cultivo y las plagas presentes. La introducción de enemigos naturales es una de las estrategias más comunes. Esto incluye la liberación de insectos beneficiosos, como mariquitas y crisopas, que se alimentan de pulgones y otros insectos dañinos. Las avispas parasitoides también son efectivas, ya que ponen sus huevos dentro de los cuerpos de las plagas, matándolas al emerger.

Otra opción es el uso de microorganismos. Los hongos entomopatógenos, como Beauveria bassiana, infectan y matan a las plagas al invadir sus cuerpos. Las bacterias como Bacillus thuringiensis (Bt) producen toxinas que son letales para ciertos insectos al ser ingeridas. Estos microorganismos se pueden aplicar como tratamientos foliares o al suelo, proporcionando un control eficaz y específico de las plagas.

Las trampas con feromonas son útiles para el monitoreo y control de insectos. Las feromonas son compuestos químicos que los insectos usan para comunicarse. Al utilizarlas en trampas, puedes atraer y capturar a las plagas, reduciendo su población en el campo. Las trampas pueden ser parte de una estrategia de manejo integrado de plagas (MIP), ayudándote a decidir cuándo y dónde aplicar otros métodos de control.

Los extractos de plantas y aceites esenciales también son opciones viables. El aceite de neem, por ejemplo, actúa como repelente y antialimentario para muchos insectos. Los extractos de ajo y pimienta también tienen propiedades insecticidas y fungicidas. Estos productos son generalmente seguros para el medio ambiente y no afectan a los enemigos naturales de las plagas.

El manejo de hábitat es otra estrategia importante. Puedes fomentar la presencia de enemigos naturales al proporcionarles refugios y fuentes de alimento. Esto incluye la siembra de setos, bordes de campo con flores y cultivos trampa. Al crear un entorno favorable para los enemigos naturales, puedes mantener las poblaciones de plagas bajo control de manera natural.

El uso de nematodos entomopatógenos es efectivo para el control de plagas del suelo. Estos pequeños gusanos invaden los cuerpos de las plagas subterráneas, liberando bacterias que las matan. Son especialmente útiles contra larvas de escarabajos, gusanos de alambre y otros insectos del suelo.

Además, la rotación de cultivos y la diversificación de los sistemas agrícolas son prácticas que pueden reducir la incidencia de plagas. Al alternar diferentes cultivos, interrumpes los ciclos de vida de las plagas, haciendo más difícil su proliferación. La diversificación también puede incluir la mezcla de cultivos y la implementación de policultivos.

El control biológico ofrece soluciones sostenibles y efectivas para el manejo de plagas en agricultura. Al combinar estas estrategias, puedes reducir la dependencia de pesticidas químicos, mejorar la salud del suelo y promover la biodiversidad en tu campo.

Escucha Podcast Agricultura en Spotify, Apple, Amazon, iVoox y YouTube