Escucha el podcast en Spotify, Apple, Amazon e iVoox

Episodio 326 de Podcast Agricultura

Episodio 326: Desarrollo de proyectos industriales de compostaje y lombricompostaje con Francisco Niembro

Publicado:

| Actualizado:

Platiqué con Francisco Niembro de Aldea Verde sobre cómo se deben establecer proyectos industriales de compostaje y lombricompostaje, las claves a tener en cuenta y los errores más comunes, así como también sobre la importancia que tiene el aprovechamiento de residuos en la agricultura

Los residuos orgánicos constituyen una gran parte de la basura que genera la agricultura, por lo que el compostaje y el lombricompostaje son dos formas fáciles y eficaces de reciclar dichos residuos, pudiendo aprovecharlos para mejorar la producción y con grandes beneficios para el medioambiente.

El compostaje es el proceso de descomposición de la materia orgánica para convertirla en una enmienda del suelo rica en nutrientes; este proceso puede realizarse en una instalación comercial para ayudar a reducir la cantidad de residuos orgánicos de la agricultura, que muchas veces terminan estorbando en campo.

El lombricompostaje es similar al compostaje normal, pero utiliza lombrices para descomponer la materia orgánica, aunque produce una composta de mayor calidad. Ambas son formas sencillas de reducir el impacto en el medio ambiente de la agricultura y proporcionar a las plantas los nutrientes que necesitan para crecer.

¿Por qué es buena idea compostear los residuos agrícolas?

Compostar los residuos agrícolas es beneficioso por varias razones. En primer lugar, transforma los desechos orgánicos en compost, un mejorador del suelo que contribuye a la fertilidad y la estructura del mismo. Este proceso natural de descomposición aporta nutrientes esenciales como nitrógeno, fósforo y potasio, y mejora la capacidad del suelo para retener agua, lo cual es crucial para el crecimiento de las plantas.

Además, la composta reduce la necesidad de fertilizantes químicos, que pueden ser costosos y tienen impactos ambientales negativos, como la contaminación del agua subterránea. Al utilizar compost, los agricultores pueden disminuir su dependencia de estos productos sintéticos, favoreciendo prácticas más sostenibles y reduciendo su huella ambiental.

El compostaje también contribuye a la gestión eficiente de residuos agrícolas, que de otra manera podrían acumularse y generar problemas como malos olores, proliferación de plagas y enfermedades. Al convertir estos residuos en compost, se evitan estos problemas y se crea un recurso valioso a partir de materiales que de otro modo se considerarían desecho.

Otra ventaja significativa es la reducción de gases de efecto invernadero. Los residuos agrícolas, cuando se dejan descomponer al aire libre o se queman, liberan dióxido de carbono y metano, ambos gases de efecto invernadero. El compostaje controla el proceso de descomposición de manera que se minimiza la liberación de metano, contribuyendo así a la mitigación del cambio climático.

Finalmente, la composta puede ser una fuente de ingresos para los agricultores, ya que puede ser vendido o utilizado en la propia finca para mejorar la calidad de los cultivos y, por ende, aumentar su valor de mercado. Esto convierte al compostaje en una estrategia económica además de ecológica.

Lo más relevante del agro en tu correo

Una vez que te suscribas te llegará un correo de confirmación; si no lo ves revisa en la carpeta de spam.