Escucha el podcast en Spotify, Apple, Amazon e iVoox

Episodio 343 de Podcast Agricultura

Episodio 343: Elementos para las políticas públicas agrícolas

Publicado:

| Actualizado:

Toda política pública enfocada a mejorar el sector agrícola debe considerar tres elementos: mantener una constante inversión en infraestructura, mantener una constante inversión en investigación y desarrollo, y proporcionar un mayor acceso a créditos, porque solo así se puede ayudar a los agricultores a enfrentar sus desafíos.

Además, es importante entender los principales errores que se cometen, para así poder superarlos con éxito: los ciclos agrícolas no responden a los tiempos políticos, se otorgan programas sin incluir capacitación técnica y de negocios, no se les da continuidad a programas de una administración a otra, entre otros.

¿Cómo se debe desarrollar una política pública para el agro?

Desarrollar una política pública efectiva para el agro requiere un enfoque integrado que considere tanto las necesidades locales como las tendencias globales. Primero, es crucial realizar un diagnóstico exhaustivo que incluya la participación de agricultores, investigadores y otros actores clave del sector para identificar desafíos específicos y oportunidades de desarrollo.

Una vez recopilada esta información, se deben establecer objetivos claros y medibles, orientados a mejorar la productividad, sostenibilidad y equidad en el sector agrícola. Estos objetivos deben alinearse con compromisos internacionales en materia de cambio climático y desarrollo sostenible.

La política debe contemplar la creación de incentivos para la adopción de prácticas agrícolas sostenibles, como la agricultura orgánica o la agroecología, y el uso eficiente de recursos naturales. Es fundamental garantizar el acceso a financiamiento y a tecnologías modernas para pequeños y medianos productores, así como fortalecer las capacidades técnicas y de gestión a través de programas de formación y asistencia técnica.

Es importante integrar mecanismos de seguimiento y evaluación que permitan ajustar la política en función de los resultados obtenidos y las dinámicas del mercado. Además, la política debe ser flexible para adaptarse a los cambios climáticos y económicos que puedan impactar al sector.

Finalmente, la coordinación entre diferentes niveles de gobierno y la colaboración con el sector privado y organizaciones no gubernamentales son esenciales para implementar y escalar soluciones efectivas que beneficien al conjunto del sector agrícola.

Lo más relevante del agro en tu correo

Una vez que te suscribas te llegará un correo de confirmación; si no lo ves revisa en la carpeta de spam.