Escucha el podcast aquí: Spotify, Apple, Amazon e iVoox

Episodio 408 de Podcast Agricultura

Episodio 408: ¿Cómo afecta al agro la variación del tipo de cambio peso-dólar?

Publicado:

| Actualizado:

Cuando el peso se fortalece o se debilita frente al dólar siempre hay quejas en el sector agroalimentario. Si se fortalece los agroexportadores disminuyen sus ingresos al vender más barato, aunque entonces las importaciones de insumos, maquinaria y tecnología bajan su precio.

Además, un peso extremadamente fuerte hace que menos inversionistas agrícolas lleguen a México, porque entonces su retorno sobre la inversión es menor; aunque un peso extremadamente débil puede poner contra las cuerdas al sector, debido al encarecimiento de insumos y otros elementos.

¿Qué factores modifican el tipo de cambio entre el peso y el dólar?

El tipo de cambio entre el peso y el dólar es crucial para el sector agroalimentario en México, influenciado por múltiples factores económicos, políticos y de mercado. Primero, la inflación, donde diferencias entre México y Estados Unidos alteran el poder adquisitivo y, por ende, el tipo de cambio.

La política monetaria de ambos países, especialmente las tasas de interés fijadas por el Banco de México y la Reserva Federal, juega un papel fundamental; tasas más altas en México podrían atraer inversionistas en busca de mayores rendimientos, apreciando el peso. El comercio exterior también es determinante; un superávit comercial puede fortalecer al peso al aumentar la demanda de moneda local para la compra de bienes y servicios mexicanos.

Las remesas enviadas a México desde el exterior, principalmente de Estados Unidos, incrementan la oferta de dólares en el país, afectando el tipo de cambio. Además, la estabilidad política y económica de México frente a la percepción internacional puede atraer o repeler la inversión extranjera directa, influenciando la demanda de pesos. Por último, los precios de las materias primas, especialmente el petróleo, son clave dado que México es un exportador significativo; precios altos pueden resultar en un peso más fuerte.

Para el sector agroalimentario, estas fluctuaciones impactan directamente en los costos de producción y los precios de exportación. Un peso débil frente al dólar abarata los productos agrícolas mexicanos en el mercado internacional, potencialmente incrementando la demanda. Sin embargo, esto también puede significar un aumento en el costo de insumos importados, como maquinaria, fertilizantes y pesticidas, elevando los costos de producción. Al mismo tiempo, para los productores que importan sus productos, un peso fuerte disminuiría los costos de estos insumos, pero podría hacer sus productos menos competitivos en el extranjero por el aumento de precios en dólares.

Así, el tipo de cambio influye en decisiones de siembra, inversión en tecnología y estrategias de mercado para el agro mexicano, afectando la rentabilidad y sostenibilidad del sector.

Cada semana un correo con lo más relevante del agro

Te llegará un correo de confirmación (revisa en spam)